¿Crecer o crecer?

La religión del crecimiento lleva algunos siglos implantada en el pensamiento económico y empresarial. Crecer, en términos de riqueza o de beneficios, es la solución a todos los problemas. No hay alternativa: o creces, o fracasas.

Lo escuchamos una y otra vez cuando se discute sobre políticas económicas: lo que se necesita para erradicar el desempleo, las desigualdades, los problemas de endeudamiento, etc., etc. es crecer, y crecer cada vez más, si es posible. The Economist lo decía esta semana al analizar la situación de una Europa menguante, aquejada de problemas y enfrentada a retos de todo tipo: “what Europe desperately needs is growth”. Según el semanario, que compara la situación europea con la del protagonista del clásico cinematográfico “The Incredible Shrinking Man“, el continente no se puede conformar con la solución que da el protagonista del film a su desdichada situación: “Carey `-the protagonist- comforts himself with the thought that however much his body may diminish, he will at least retain his own little place within the universe. With luck, Europe can muster a little more ambition”.

La ambición del crecimiento no sólo es obsesiva en política. En la empresa, y en muchas otras organizaciones, todo se supedita a las expectativas de crecimiento de las ventas, de la cuota de mercado, de los beneficios, del valor en Bolsa, y de tantos otros parámetros que supuestamente miden el éxito de su actividad. No se escuchan muchas declaraciones corporativas del tipo: “ha sido un gran año porque se ha ha aumentado un 10% la satisfacción de nuestros empleados, aunque se haya reducido nuestro margen un 30%”. De hecho, para que tal relato de los hechos tuviera sentido, habría que redefinir qué significa “crecimiento” en nuestra sociedad. Como en la vida de las personas, quizá no esté tan claro que “crecer” en esos ámbitos signifique necesariamente, y siempre, lograr mejores resultados materiales, superar expectativas basadas en indicadores estrechos de “performance” económico y empresarial, o batir los logros de los competidores (sean estos países, empresas, u otro tipo de “competidor”).

Sin embargo, no parece estar tan claro ese modo de entender el crecimiento económico cuando en los últimos años también en Economía –sí, en Economía, en la ciencia de los recursos escasos susceptibles de usos alternativos- se ha colado con fuerza un concepto tan humano y esquivo como el de la felicidad. Recientemente, por ejemplo, Jim Helliwell, investigador del Canadian Institute for Advanced Research, abogaba porque el problema de la desigualdad, tan central en nuestras sociedades, dejara de abordarse sólo con los parámetros típicos del crecimiento –renta y riqueza- para tener en cuenta otros aspectos como la percepción subjetiva de bienestar y felicidad: “Discussions about inequality tend to focus on the distribution of income and wealth. There is a need for a shift in focus towards another source of inequality – subjective wellbeing. Wellbeing inequality has grown significantly for the world as a whole and in eight of the ten global regions. One way to address this inequality is to increase social trust” (“Happiness inequality and the importance of trust”).

La reflexión sobre el tema del crecimiento es especialmente relevante en un momento como el actual, ya que después de una grave crisis económica –en la que de hecho se ha decrecido mucho, teniendo en cuenta los parámetros convencionales de crecimiento- parece que llega una época de crecimiento débil, o incluso estancamiento. Para muchos, estamos ante una “secular stagnation”, concepto popularizado hace casi un siglo por Alvin Hansen, economista de Harvard que predijo –aunque sin mucho éxito- un prologado período de débil crecimiento económico que seguiría a la Gran Depresión. Laura Tyson y Anu Madgavkar plantean un escenario así para los años venideros en “The Great Income Stagnation”: “The trend of falling or stagnating incomes for the majority of households… do not just act as a brake on consumption demand and GDP growth; they also fuel social and political discontent, as citizens lose confidence in existing economic structures. (…) Recent debate about income inequality in the US and other developed countries has focused on the rapid surge in incomes for the few. But stagnating or falling incomes for the many add a different dimension to the debate – and demand different types of solutions that emphasize wage growth for the majority of the income distribution. With most households continuing to face stagnating or falling incomes – and with younger generations thus on track to be poorer than their parents – such solutions are urgently needed”.

De ser ciertas estas previsiones, y con la necesidad urgente de buscar soluciones a los problemas derivados de esta situación, quizá sea buen momento para repensar los significados de crecimiento en el ámbito de la economía y la empresa, y para añadir nuevas y distintas dimensiones a esa disyuntiva perversa de “crecer o crecer”. Al igual que tantas personas han encontrado y siguen encontrando la clave de su verdadero crecimiento en un cierto downshifting vital, igual es momento de ser creativos y trabajar con expectativas nuevas, y con objetivos de “crecimiento” que tengan en cuenta otras dimensiones humanas y sociales más allá de las tradicionales. ¿Es posible la prosperidad sin (tanto) crecimiento? ¿Se puede embridar de alguna forma la ‘era insaciable’ en la que vivimos, sobre todo en las sociedades más desarrolladas? ¿Sólo es relevante el ‘progreso’ derivado del ‘crecimiento’? Son preguntas que pueden complementar a las más convencionales que se plantean una y otra vez el mundo de la economía y la empresa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s