Scrooge y la economía navideña

Seguramente hemos visto más de una Navidad, en alguna de las innumerables versiones que existen para cine y televisión, el famoso cuento de Charles Dickens “Un villancico de Navidad” (A Christmas Carol). En él se narra la historia de un anciano hombre de negocios, avaro y egoísta, Ebenezer Scrooge, que acaba descubriendo el espíritu de la Navidad, y transformándose en una persona amable y bondadosa, tras ser visitado por una serie de fantasmas en Nochebuena.

La figura de Scrooge se ha utilizado a menudo como metáfora de la preocupación excesiva por el dinero y de la deshumanización del frío y avaro homo economicus. Cada año, también, su personaje cobra protagonismo en Navidad, y muy especialmente en las múltiples reflexiones que se hacen sobre el fenómeno de los regalos, sobre el consumismo navideño y sus efectos en la forma de celebrar estas fiestas tan entrañables y familiares. Este año no ha sido una excepción.

Por un lado, recuerdan a Scrooge quienes explican la no tan infrecuente costumbre de hacer regalos navideños en forma de dinero, o de bonos de compra, que según los economistas –o mejor, según la teoría económica- sería la forma más eficiente de abordar esta práctica tan universal en estas fechas. Es común, en este sentido, recordar el libro de Joel Waldfofel Scroogenomics, que en su momento analizó, de forma rigurosa y entretenida, el enorme desperdicio que para la sociedad supone regalar cosas a otros sin atender a la verdadera utilidad que tienen para ellos. La propuesta de Waldfodel, siguiendo en cierto modo el espíritu de Scrooge, la resumía así The Economist: “So what should people, especially those obliged to bestow holiday gifts on those whose tastes they do not know well, do? Since the best a gift-giver can do is give the recipient exactly what he wants, economic theory has a simple solution: give cold, hard cash.” Obviamente, todos sabemos que “regalar” dinero –especialmente en Navidad- no está demasiado bien visto en la mayoría de las culturas.

Por otro, también recuerdan a Scrooge –en este caso para referirse a los “aguafiestas” –quienes consideran que el regalo navideño tiene un valor per se, independientemente de su utilidad para quien lo recibe. Amelia Murray comenta en el Daily Telegraph, refiriéndose al gran negocio del regalo navideño en UK, que las Navidades son época de dar, de hacer regalos, a pesar de que siempre haya algún Mr Scrooge cerca: “Christmas is a time for giving. And despite the occasional presence of Mr Scrooge types around the table, we’re a generous nation. According to retail code site, Voucherbox.co.uk, the UK is set to spend £17.2bn on Christmas gifts”. Así lo explica también Rob Longe, autor de The Christmas Virtues: A Treasury of Conservative Tales for the Holidays, en una columna reciente del Wall Street Journal. Longe escribe en “In Defense of Scrooge”: “Gifts are not superficial or silly or a sign of greed or secret agendas. Gifts -especially expensive ones like gold, frankincense and whatever myrrh is- are a perfect way to say things that are hard for people to say. Things like, “I love you.” And, “You are important to me.” And, “I want you to smell good.” And, “This almost put me in the poorhouse to get, but I did it because you are my everything.”

Entre unos y otros, están quienes ven en Scrooge (o mejor, en la historia del cuento de Dickens) las claves de lo que debería ser una verdadera “economía navideña”, una síntesis entre las dimensiones humanísticas, de donación y fraternidad, y las dimensiones materiales, de coste y utilidad, de los gastos que rodean a la celebración del nacimiento de Jesús.

Siguiendo con el ejemplo del regalo, como paradigma de ese gasto navideño, algunos defienden que en una economía como la actual –una economía de experiencias- lo más personal y humano, lo que puede dejar una huella más duradera en el otro, es regalar experiencias. Marta Aller, en “Si quieres acertar, regala experiencias”, señala: “Contrariamente a lo que se suele pensar, los regalos que perduran en el tiempo no son los que nos hacen más felices. Esta norma vale lo mismo para ese pijama espantoso de hace tres navidades como para el último iPhone. De acuerdo con estudios recientes, ofrecer una experiencia (ya sea un concierto, un viaje en globo o un día en un spa) tiene un impacto mucho mayor en quien lo recibe. Puede resultar paradójico, porque estos últimos sólo duran unas horas y el objeto resiste años.” Por su parte, Arthur C. Brooks en el New York Times aconseja aplicar el sentido común a los gastos navideños, de tal modo que la buena intención de quien regala (la razón navideña del regalo) se una, en la medida de lo posible, el acierto en la utilidad del regalo (la razón económica del presente). Brooks comenta al respecto: “What is the effect of bad gifts given within established relationships? According to the priest and writer Thomas à Kempis, ‘A wise lover values not so much the gift of the lover as the love of the giver’. In other words, it’s the thought that counts. (…) However, according to psychologists, the thought does indeed count -but only up to a point. In one 2012 study published in The Journal of Experimental Psychology, participants were asked to recall good and bad gifts they had received from loved ones. Surprisingly, recipients paid relatively little attention to the thought behind gifts that they liked. On the other hand, receivers of bad gifts positively evaluated the thought behind them. So go ahead and give your tennis-loving wife hockey tickets -she’ll say it’s the thought that counts! I wish you the best of luck with that”.

A Christmans Carol como metáfora de la economía navideña también tiene otras lecturas. Rick Kahler, un inversor y autor estadounidense, señala en “Scrooge provides perspective on value of money” que la historia de Dickens, en Navidad, sirve para reflexionar sobre el valor del dinero, y sobre su importancia en la vida ordinaria: “The marketing hype, holiday events, and expectations from families and society can be overwhelming. It’s a perfect holiday recipe for overspending and other unconscious financial behavior. You might find it helpful to re-read ‘A Christmas Carol,’ not simply for the story but for some possible insight into your own money scripts. The stress of the holidays can help you begin to identify aspects of your habitual money behavior that you might want to change.” Por su parte, Tim Harford en el Financial Times recuerda cómo Scrooge, una vez convertido al espíritu navideño, no se torna un derrochador extravagante, sino alguien que piensa en tres regalos verdaderamente navideños para sus seres más cercanos. En “In praise of Scrooge”, Harford escribe: “When he [Scrooge] finally did decide to embrace the conventional spirit of Christmas, he didn’t waste his money on demonstrative extravagances for people whose desires he didn’t really understand. Instead, he gave three superb gifts. First, a prize turkey that he knew -thanks to a ghostly premonition- was much needed by the Cratchit family. Second, the gift of his time and attention, playing games and making merry with his nephew. Finally, he gave Bob Cratchit the greatest Christmas gift of all: a pay rise.”

Afortunadamente, la economía navideña no tiene sólo que ver con los gastos y los regalos, sino con el plus de felicidad –y con la inyección de amor- que un año tras otro nos ofrece el recuerdo y la vivencia del nacimiento de Jesús. Por eso, poco sirve reflexionar sobre las lecciones que nos ofrece la historia de Scrooge, si no se hacen realidad en el contexto del sentido religioso de las Navidades. Y hay también “evidencias económicas” que así lo atestiguan. Es ya famoso el artículo de Kasser y Sheldon publicado en el Journal of Happiness Studies sobre qué hace que unas Navidades sean más o menos felices. En “What Makes for a Merry Christmas”, escribían en 2002: “Despite the importance of Christmas within many cultures, research has not examined the types of experiences and activities that are associated with holiday well-being. Thus, we asked 117 individuals, ranging in age from 18 to 80, to answer questions about their satisfaction, stress, and emotional state during the Christmas season, as well as questions about their experiences, use of money, and consumption behaviors. More happiness was reported when family and religious experiences were especially salient, and lower well-being occurred when spending money and receiving gifts predominated. (…) In sum, the materialistic aspects of modern Christmas celebrations may undermine well-being, while family and spiritual activities may help people to feel more satisfied.”

Casi con toda seguridad, esa fue la verdadera transformación que experimentó Scrooge, y que la Navidad siempre nos pide a todos. ¡Muy Feliz Navidad!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s