Economía de las clases medias

De vuelta de su intenso viaje por Latinoamérica, el Papa Francisco mantuvo en el avión su tradicional charla con los periodistas. Uno de ellos le preguntó por qué en sus homilías y discursos casi no hace referencia a los trabajadores, a la clase media que paga los impuestos, y se centra siempre en los temas de desigualdad entre ricos y pobres. La respuesta del Papa fue un tanto inesperada, ya que en cierta forma suponía un mea culpa: “Tiene razón. Es un error de mi parte no pensar sobre eso”, dijo. “El mundo está polarizado. La clase media se ha reducido. La polarización entre ricos y pobres es grande. Esto es verdad. Quizá eso me ha llevado a no tener suficientemente en cuenta los problemas de las clases medias”.
Casi coincidiendo con esa declaración, la candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, presentaba en Nueva York las líneas maestras de su programa económico, que ya ha sido bautizado como “The Middle Way”. Su eje es precisamente lograr esa revitalización de la clase media, de los trabajadores, de los ciudadanos que pagan impuestos, pero hacerlo activamente, sin esperar a que el crecimiento económico, sin más, logre el milagro. Entre el credo republicano del crecimiento (altos ritmos de crecimiento económico y el mercado son la base de la justicia social) y las recetas distributivas de la izquierda y los movimientos populistas (quitar a los ricos para dar a los pobres), la vía media de Clinton se centra en potenciar ese crecimiento, pero haciéndolo compatible con una mayor participación de los trabajadores en la riqueza generada. Sus propuestas se basan en estudios recientes que, como el Report of the Commission on Inclusive Prosperity (Summers y Balls) o More builders and fewer traders: a growth strategy for the American economy (Galston y Kammar), plantean medidas públicas –muchas de ellas de carácter fiscal- para revitalizar la clase media y su compromiso con el crecimiento de la economía americana. Esquemas de participación de los trabajadores en los beneficios y la propiedad empresarial como los existentes en compañías punteras como Google o Southwest Airlaines, potenciación de sistemas de propiedad corporativa más “humanos” y no tan condicionados por el cortoplacismo –empresas privadas que no cotizan en los mercados, negocios familiares, etc.- o incluso la elevación de umbrales de salarios mínimos, son algunos de las ideas que están detrás de ese reforzamiento de la clase media trabajadora, que a su vez sea capaz de impulsar mayor productividad y crecimiento.
Al menos en una primera valoración, ese interés de Hillary Clinton por pensar en cómo mejorar la “economía de la clase media” ha recibido buenas críticas en los medios, no sólo entre demócratas confesos (“Liberals and Wages”, Paul Krugman), sino también entre comentaristas conservadores (“The 2016 Contest Begins to Take Shape” Peggy Noonan) e investigadores del mundo académico (“Capitalism for the Rest of Us”, Blasi, Freeman and Kruse). He aquí algunos de sus comentarios sobre aspectos de ciertas medidas:
(Sobre el mercado de trabajo) “There are several answers, but the most important is probably that the market for labor isn’t like the market for, say, wheat, because workers are people. And because they’re people, there are important benefits, even to the employer, from paying them more: better morale, lower turnover, increased productivity. These benefits largely offset the direct effect of higher labor costs, so that raising the minimum wage needn’t cost jobs after all” (Krugman).
(Sobre los esquemas de participación en los beneficios y la propiedad) “Spreading around profit-sharing and the ownership of capital is not the only answer to solving the challenge of soaring inequality in America, but it’s a critical step that will help rather than hurt economic performance. If the middle class is to survive, we must move toward a more inclusive capitalism” (Blasi, Freeman and Kruse).

(Sobre los sistemas de propiedad) “There was a thought worthy of unpacking, which had to do with the “short-termism” that dominates CEOs’ thinking; they are enslaved to a “quarterly capitalism” that leaves them focused on the share price and the next earnings report at the expense of longer-term investment. This is true: They’re all squeezing too tight and missing the big picture because in the general rush of demands they can’t afford to see it. I’m not sure what a president can do about it, but it’s not bad to talk about such things” (Noonan).

Por supuesto, también se han oído voces críticas, como la de Michael Kinsley en Vanity Fair (“Why Middle-Class Rhetoric Makes for Great Politics but Terrible Policy”), que recuerda cómo históricamente “some of the most inefficient and wasteful government initiatives were defended on the grounds that they would expand the economy and help the middle class”. Sea como fuere, no cabe duda que en la próxima visita del Papa Francisco a Estados Unidos, prevista para septiembre de este año, la discusión sobre las desigualdades y los problemas del capitalismo deshumanizado seguirán en la agenda, pero también estarán en ella los debates sobre esa necesidad de repensar las “economías de las clases medias”.

2 thoughts on “Economía de las clases medias

  1. danieljimenezmontero 20 julio, 2015 / 7:18 pm

    La situación de la clase media es un tema significativo que ha recibido poca o nula atención. Enhorabuena que lo han sacado a colación.

    Me gusta

  2. danieljimenezmontero 20 julio, 2015 / 10:44 pm

    Reflexionar sobre la clase media resulta urgente en países como Costa Rica. Nuestra situación es delicada pues poseemos indicadores sociales de primer mundo en conjunto con indicadores económicos de tercer mundo y ello resulta poco o nada factible en el horizonte temporal. La clase media costarricense ha fungido como especie de colchón que ha amortiguado dicha situación temporalmente. No obstante, queda la impresión de que el colchón ha venido perdiendo paulatinamente su capacidad de amortiguamientob y que, podría colapsar en el corto o mediano plazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s