Deuda y crédito

Nigel Dobb, profesor de la London School of Economics que acaba de publicar el libro “The Social Life of Money“, reflexiona esta semana en el Financial Times sobre la distinta “fama” que los conceptos de deuda y crédito -las dos caras de una misma moneda- han ido adquiriendo durante la actual crisis económica: “Credit is liberating and empowering. Debt is enfeebling and burdersome”. Dobb plantea la necesidad de volver a reflexionar sobre la naturaleza de esta actividad económica -del endeudamiento y del crédito-, y de ponerla realmente al servicio de la sociedad y de los ciudadanos concretos, liberándola de las perversiones  que se derivan de su control casi absoluto por parte de las entidades financieras y de las distorsiones que proceden de la mala gestión monetaria de los gobiernos. Para este especialista en la sociología del dinero, “credit is morally neutral. As an institution, it is neither good or bad; and it is a grievous error to confuse creditworthiness with moral probity. Credit should be available to those wh need it most. The price should be reasonable, and it should entail neither stigma nor penutry“.

(Reciente conferencia de Dobb en la London School of Economics con motivo de la presentación de su libro)

Aunque desde distintas perspectivas ideológicas, el análisis de Dobb concuerda con críticas cada vez más sonoras hacia el papel de las instituciones públicas (gobiernos, bancos centrales, etc.) al actuar como impulsoras de una cultura de endeudamiento generalizado e irresponsable. Justo antes de iniciarse la actual crisis, en 2008 se publicó “The Ethics of Money Production“, una obra de Jörg Guido Hülsmann que desde la óptica de la escuela de economía austríaca -y apoyándose en la ya larga tradición escolástica de denuncia del monopolio legal de los gobiernos para producir dinero y modificar su valor- demandaba cambios radicales en las políticas monetarias de creación de papel moneda por parte de los bancos centrales y la multiplicación monetaria generada por los sistemas bancarios. Hülsmann concluía: “The driving force that propelled the development of central banks and paper money has been the reckless determination of governments, both aristocratic and democratic, to increase their revenue, if necessary in violation of good faith and of all established rules of commerce“.

No está de más acercarse a estas reflexiones de autores como Dobb o Hülsmann en momentos en los que tanto se habla de las políticas de “quantitative easing” (QE).

(Conferencia de Hülsmann en el Mises Institute sobre los problemas del dinero legal-fiduciario)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s