Del neoliberalismo al neomercantilismo

free-trade_1

Hace 170 años, en 1846, se abolieron en Inglaterra las “leyes del grano”, que gravaban las importaciones de cereales y simbolizaban las políticas mercantilistas imperantes hasta entonces. La decisión supuso, simbólicamente, el triunfo del laissez-faire y del free trade smithniano, y el inicio de una etapa de creciente adopción de las ideas del liberalismo económico clásico. Desde entonces, la batalla entre libre comercio y protección, entre liberalismo económico y otras formas de organización de la actividad económica (desde la estrictamente socialista hasta la keynesiana, pasando por diversos modelos de capitalismo estatal), no ha cesado.

Hoy pocos dudan de que estamos en otro de esos momentos simbólicos, como en 1846, ya que el agotamiento del sistema neoliberal que ha imperado en occidente desde los años ochenta del siglo XX parece querer dar a luz una nueva realidad económica, aunque todavía no se perciban con claridad los rasgos del cambio de paradigma. Lo que sí parece es que el impacto de las ideas que subyacen en modelos neomercantilistas o neoproteccionistas como los adoptados desde hace ya años en algunas partes del mundo (con China a la cabeza) están calando en las políticas económicas de muchos países desarrollados de occidente, y en especial, en aquellos en los que avanzan los movimientos populistas. Estos ven en la globalización –y en la lógica del libre comercio que la alimenta- una amenaza para el bienestar de la ciudadanía y el futuro de la sociedad.

Las reflexiones ante el avance de ese nuevo mercantilismo populista, o como se quiera denominarlo –nacionalismo económico, neoproteccionismo, bilateralismo, etc.-, no han cesado en las últimas semanas, sobre todo tras algunas de las declaraciones sobre política económica del nuevo presidente electo estadounidense. Sólo a modo de ejemplo sirvan algunos comentarios como los que siguen:

-Phil Gramm y Michael Solon (“Understanding the Trump Trade Agenda”), The Wall Sreet Journal:

“If President-elect Trump is to establish a pro-growth trade policy, he must build upon America’s postwar trade history. A lesson from that history is that if trade policy is to reinforce tax reform and regulatory relief in promoting economic growth, it must become more fair, not less free. (…) Industrial policies that seek to reward or punish businesses based on where they invest will impede the recovery or doom it, as will protectionist policies that restrict trade. Wages are stagnant in America today not because we have too few taxes and restrictions on international trade, but because we have too many taxes and restrictions on domestic trade here at home”.

-Michael Spence (“Donald Trump and the New Economic Order”), The Project Syndicate:

“The US will be more reluctant to absorb a disproportionate share of the cost of providing global public goods. While other countries will eventually pick up the slack, there will be a transition period of unknown duration, during which the supply of such goods may decline, potentially undermining stability. For example, the terms of engagement in NATO are likely to be renegotiated. Multilateralism – long enabled by the same sort of asymmetric contribution, though typically proportionate to countries’ income and wealth – will also lose steam, as the trend toward bilateral and regional trade and investment agreements accelerates. Trump is likely to be a leading proponent of this tack; in fact, even regional trade deals may be ruled out, as his opposition to ratifying the 12‐country Trans‐Pacific Partnership suggests”.

-Daniel J. Ikenson (“Trade on Trial, Again”), Cato Institute:

“There was near consensus that the intellectual debate for free trade had been won -in 1776 with publication of The Wealth of Nations. In the 240 years to follow, efforts to poke substantive holes and refute Adam Smith’s treatise failed and, today, nearly all economists agree that free trade, by expanding the size of the market to enable greater specialization and economies of scale, generates more wealth than any system that restricts cross-border exchange. (…)The fundamental mercantilist fallacy about the nature of trade has a nationalistic appeal, where America is some monolithic entity best served by policies that strengthen her stature vis-à-vis some foreign monolith. But trade does not occur between countries. Trade is the culmination of billions of daily transactions pursued by individuals seeking value through exchange”.

-Jeff Colgan (“Donald Trump is an economic nationalist. What’s an economic nationalist?”), The Washington Post:

“Mercantilism and neonationalism have their own problems. Each essentially ignores the way in which the rest of the world will react, presuming that the U.S. will be able to build tariffs and other barriers to trade without other countries retaliating in ways that will hurt U.S. imports or worse. Neither mercantilism nor neo-nationalism can be implemented without causing trade wars between major economies. Trade wars could undermine economic growth and hurt the very people they are supposed to help (to say nothing of the risk that trade wars lead to military wars). Nor does either approach seem capable of dealing with climate change, which is a real global threat that cannot be solved by countries retreating behind their own borders”.

-Hernando de Soto (“The Real Enemy for Trump is Mercantilism, not Globalism”), The Wall Street Journal:

“If America steps away from the world, another leader will emerge. Chinese President Xi Jinping was more than happy to tell attendees at the Asia-Pacific Economic Cooperation meeting in my home city of Lima, Peru, this month that his country would support all those who want to keep global markets open. Delegates from around the world rose to their feet and applauded. As I’ve pieced together Mr. Trump’s little patches of color, I’ve come to realize that his real enemy is not globalism but mercantilism—the early stage of capitalism that prevailed in Europe from the 16th to 18th centuries also known as “crony” or “noninclusive” capitalism”.

-Bret Stephens (“Trump’s Neo-Nationalists”), The Wall Street Journal:

“Start with economic nationalism, a shopworn idea commonly associated with Latin American governments such as Juan Perón’s Argentina. In its milder form, economic nationalism means state subsidies for national-champion companies, giant infrastructure projects, targeted tariff protections for politically favored industries, “Buy American” provisions in government contracting, federal interventions against foreign takeovers of “sensitive” companies”.

-J. Bradford Delong (“Missing the Economic Big Picture”), The Project Syndicate:

“I recently heard former World Trade Organization Director-General Pascal Lamy paraphrasing a classic Buddhist proverb, wherein China’s Sixth Buddhist Patriarch Huineng tells the nun Wu Jincang: “When the philosopher points at the moon, the fool looks at the finger.” Lamy added that, “Market capitalism is the moon. Globalization is the finger.” With anti-globalization sentiment now on the rise throughout the West, this has been quite a year for finger-watching. In the United Kingdom’s Brexit referendum, “Little Englanders” voted to leave the European Union; and in the United States, Donald Trump won the presidency because he convinced enough voters in crucial states that he will “make America great again,” not least by negotiating very different trade “deals” for the country. (…) By focusing on individual free-trade agreements, whether proposed or already existing, or on closing national borders to immigrants, we are looking at the finger and missing the moon. If we are to get a grip on the global economy’s trajectory, is time to look up”.

Los comentarios precedentes están muy ligados a la actualidad más rabiosa, pero ponen en evidencia fuerzas de fondo que vienen haciéndose cada vez más visibles en torno a un cierto cambio de guardia en el pensamiento y en la puesta en marcha de políticas económicas. De hecho, como comentaba en 2013 el profesor de Harvard Dani Rodrick en “El nuevo desafío mercantilista”: “La historia de la economía es en gran medida una lucha entre dos escuelas de pensamiento opuestas, el «liberalismo» y el «mercantilismo». El liberalismo económico, con su énfasis en los emprendimientos privados y el libre mercado es la doctrina dominante actual. Pero su victoria intelectual nos ha cegado respecto del gran atractivo –y frecuente éxito– de las prácticas mercantilistas. De hecho, el mercantilismo sigue vivo y goza de buena salud, y su continuo conflicto con el liberalismo probablemente será una importante fuerza que influirá sobre el futuro de la economía”.

 

La complejidad de las decisiones

decision-making-process

Se va a publicar en breve The Undoing Project: A Friendship That Changed Our Minds, libro en el que Michael Lewis –famoso por sus best-sellers The Big Short, Liar’s Poker, Moneyball, The Blind Side, y Flash Boy, entre otroscuenta la especial y fructífera relación de amistad y de investigación compartida entre Daniel Kahneman y Amos Tversky, dos de los autores que más han influido en el giro de la ciencia económica hacia las teorías del comportamiento. Trabajando en las fronteras entre la economía y la psicología, es bien sabido que Kahneman y Tversky han contribuido a profundizar en la lógica de la toma de decisiones económicas, añadiendo dimensiones esenciales que complementan la tradicional comprensión del homo economicus como un ser básicamente racional. Refiriéndose al próximo lanzamiento del libro de Lewis, y a la aportación de Kahneman y Tversky, David Brooks comenta en el New York Times (“Does Decision-Making Matter?”): “While most economics models assumed people were basically rational, Kahneman and Tversky demonstrated that human decision-making is biased in systematic, predictable ways. Many of the biases they described have now become famous — loss aversion, endowment effect, hindsight bias, the anchoring effect, and were described in Kahneman’s brilliant book, “Thinking, Fast and Slow.” They are true giants who have revolutionized how we think about decision making”.

Sin embargo, a pesar de estos avances en la investigación en torno a las decisiones humanas, David Brooks llama la atención sobre la necesidad de seguir poniendo la lupa en otras dimensiones del comportamiento que muy a menudo se nos escapan al tratar de comprender por qué la gente hace lo que hace. La complejidad de las decisiones requiere responder a muchas preguntas sencillas que en ocasiones quedan fuera del foco de los investigadores, expertos y analistas, y que son esenciales para analizar muchos comportamientos cotidianos. Comenta Brooks: “We don’t decide about life; we’re captured by life. In the major spheres, decision-making, when it happens at all, is downstream from curiosity and engagement. If we really want to understand and shape behavior, maybe we should look less at decision-making and more at curiosity. Why are you interested in the things you are interested in? Why are some people zealously seized, manically attentive and compulsively engaged?”.

En el ámbito de la política, por ejemplo, quizá las sorpresas recientes en el comportamiento de los ciudadanos cuando van a votar –como evidencian una y otra vez los fallidos pronósticos de las encuestas electorales- tengan que ver con la necesidad de superar los clichés existentes sobre la relación entre lo que gente dice y lo que la gente hace, en un contexto de creciente visibilidad e intensidad comunicativa.  Gillian Tett, antropóloga y periodista del Financial Times, reflexiona sobre este tema, con motivo de las recientes elecciones estadounidenses, en “‘Shy’ voters: the secret of Trump’s success”. Tett comenta que para muchos ciudadanos “a vote for Trump was like eating ice-cream laced with whisky for breakfast -something people did not want to admit to”. De vuelta de un congreso de antropología al que había asistido, y recordando sus impresiones al hablar con la gente de la calle antes de las elecciones estadounidenses, la autora del artículo reflexiona sobre la necesidad de acercarse al conocimiento de la persona, y de los comportamientos colectivos, de una forma más profunda. Refiriéndose en concreto a la comprensión de los fenómenos que se producen en la vida política, y a la utilización de metodologías de investigación social tradicionales, Tett señala: “Pollsters and political pundits need to move beyond their obsession with complicated mathematical models, and participate in more ethnographic research into subtle cultural trends of the sort that anthropologists do (on the shame problem, for example). Of course, such an undertaking will not be easy. Ethnographic research is time-consuming and cannot be plugged neatly into spreadsheets.”

Andrew Hill (“Managers push back against the certainties of big data”)  llama la atención sobre problemas similares en la comprensión del comportamiento de los consumidores. A pesar de toda la inversión en investigación y de las promesas del big data, parece como si cada vez fuera más difícil discernir cuáles son las claves de las decisiones económicas en los mercados. Hill propone la necesidad de equilibrar el uso de la analítica dura (big data) con lo que lo que podría denominarse como analítica blanda (human insights), que a menudo queda acallada por su imposibilidad de ser incorporada en  una hoja de cálculo: “It is too soon to declare the triumph of what one ex-colleague used to call “big anecdote” over the ideology of easy-to-measurism that has held boardrooms in thrall for the past few years. (…) The science of data analytics, when combined with cognitive computing and even neuroscientific and behavioural research, is going to get more sophisticated and precise. But for now, some of the tools measuring customer satisfaction are as blunt as those smiley-face pads you find at airports, asking you to assess your experience. I still wonder how the airline I flew with last summer interpreted the input from the cheerful toddler who was repeatedly stabbing the angry-face icon on the machine at our departure gate. The best insights come from some hard-to-define blend of what you know from listening to individual users, what you can learn from their collective past behaviour and what you intuit they will want in future. The really flawed assumption is that a capsule of data inserted into the analytics machine will always generate the perfect brew”.

Es difícil que la riqueza y complejidad del comportamiento humano, individual y colectivo, se puedan encapsular alguna vez en las inmensas redes de variables y datos que las tecnologías y las matemáticas son capaces de manejar cada vez con más fluidez. La complejidad de las decisiones humanas, y su análisis agregado, requiere complementar esos avances en la investigación de datos con los insights que la investigación humanística siempre ha ofrecido, y sigue ofreciendo, sobre las razones y sinrazones que mueven al ser humano.

La nostalgia en prime time

images

Las empresas y las marcas hace tiempo que descubrieron el atractivo de la nostalgia como elemento de revitalización y relanzamiento de sus productos. El “nostalgia marketing”, y su propuesta de vuelta a los orígenes, ha sido el responsable de la recuperación de la Coca Cola classic, de la resurrección de modelos de coches como el Mini o el Beetle, de la moda de volver a escuchar los discos de vinilo, o de muchos otros fenómenos de revival y de consumo vintage.  Pero también hace ya algún tiempo que la nostalgia se ha convertido en un elemento esencial para entender otros fenómenos culturales, sociales y políticos de la actualidad, en los que la percepción de crisis, el estado de indignación, el miedo y la rabia, llevan al anhelo de revivir épocas e ideas (supuestamente) gloriosas del pasado.

La television, ese areópago moderno de la  cultura popular, refleja bien el espíritu del momento. Jennifer Swann comenta en el Washington Post (“Feeding the nostalgia beast: MTV and other networks bring back their vintage shows”) cómo cada vez es más común que las grandes cadenas de televisión estadounidenses recuperen del pasado series, shows y formatos televisivos con el fin de satisfacer a audiencias cada vez más entradas en años que disfrutan rememorando sus años dorados de juventud.  Un buen ejemplo de ese fenómeno lo hemos tenido en España en las últimas semanas con el revival de “Operación Triunfo”, que más bien podría haberse titulado “Operación Nostalgia”, aunque la añoranza en este caso tenga un referente tan cercano como los felices años de cambio de milenio, previos a la crisis de 2008.

Como reflejo de la sociedad, ese prime time televisivo nostálgico conecta con un estado de ánimo público proclive a buscar soluciones a los problemas de la sociedad mirando por el espejo retrovisor. Entretenimiento y política sintonizan el mismo dial nostálgico. Así lo explica Peter Marks en “Nostalgia? Yestalgia! Why reviving old shows is exactly what we need right now”: “In an age of high anxiety -economic or political- we tend to reach into the cabinet of our comforts and scrounge for reminders of stabler periods. So now, it seems, is prime time for nostalgia. As a relatively popular presidency, and the most vulgar and corrosive national election of modern times, both wind down, a nation looks for reassuring signs — and often finds them in the rearview mirror”. Aunque quizá esta sintonía se vea con especial nitidez en estos tiempos tan convulsos en los Estados Unidos, el fenómeno es global, y uno lo puede advertir en manifestaciones de todo tipo.  Sirva de ejemplo simbólico y cercano la reciente campaña política de Podemos para elegir su equipo directivo en Madrid. Como si de un revival de los 50 se tratara, el equipo de campaña de una de las contendientes, Rita Maestre, y ella misma, protagonizaron un flas mob en un vídeo en el que bailaban el tema final de la película musical “Grease” (revival de los revival, donde los haya).

Por supuesto, ese intenso movimiento de la nostalgia está teniendo consecuencias que van mucho más allá de su anecdótico éxito en el prime time televisivo. La nostalgia se está adueñando del primer time de la política y de la sociedad.  El “Take Back Control!” del Brexit y el “Make America Great Again” de Trump son reflejo del éxito de los eslóganes de la nostalgia, de la reacción ante los problemas del presente buscando una referencia en el pasado, en épocas de gloria previas, más o menos recientes, que han sido destruidas por fenómenos como la globalización, el poder del establishment y las élites, y el progresismo. Como señala Mark Lilla, profesor de Columbia University y autor de “The Shipwrecked Mind: On Political Reaction”, el éxito de ese espíritu nostálgico tiene una base reaccionaria que contrasta con la orientación más revolucionaria que históricamente ha tenido la esperanza en el progreso y en el futuro. En “Our Reactionary Age”, Lilla escribe: “Today, politics worldwide is being driven by anger, despair and resentment.  And above all, nostalgia. (…) We live in a reactionary age. Revolutionaries traffic in hope. They believe, and wish others to believe, that a radical break with the past is possible and that it will inaugurate a new era of human experience. Reactionaries believe that such a break has already occurred and has been disastrous. While to the untrained eye the river of time seems to flow as it always has, the reactionary sees the debris of paradise drifting past his eyes. The revolutionary sees the radiant future, and it electrifies him. The reactionary thinks of the past in all its splendor, and he, too, is electrified. He is, he thinks, the guardian of what actually happened, not the prophet of what might be”.

La nostalgia política no solo se apoya en los elementos culturales, identitarios, nacionalistas o raciales que a menudo se citan para comprender casos como los comentados en Estados Unidos o Gran Bretaña, y en otros países europeos. También hay una añoranza ideológica que alimenta la nostalgia política, por ejemplo, entre quienes creen en los tiempos gloriosos de las economías  y las sociedades modernas previos a la ola neoliberal de los años ochenta del siglo XX.  Como comenta Marc Bassets en El País (“Crónicas del derrumbe”), “la nostalgia es un arma política cargada de futuro. Quienes la agitan, se trate de los promotores del Brexit en Europa o de Donald Trump en Estados Unidos, recogen éxitos electorales. Y no es exclusiva de un campo ideológico. La izquierda añora los tiempos, más igualitarios, en los que el Estado de bienestar era más robusto”.

Ya sea la nostalgia de una sociedad cada vez más envejecida  físicamente (no se puede olvidar el peso del voto de los “mayores” en el Brexit y en el éxito de Trump), o la de una sociedad fundamentalmente joven que mira intelectual e ideológicamente al pasado (los movimientos que redescubren que Marxism ‘ist cool again’), lo cierto es que el prime time nostálgico parece que está aquí para quedarse. De hecho, siempre ha estado aquí –aunque quizá no con tanta intensidad-, ya que, no lo olvidemos, la nostalgia es un sentimiento profundamente humano: “Y de pronto el recuerdo surge. Ese sabor es el que tenía el pedazo de magdalena que mi tía Leoncia me ofrecía, después de mojado en su infusión de té o de tila, los domingos por la mañana en Combray (porque los domingos yo no salía hasta la hora de misa) cuando iba a darle los buenos días a su cuarto” (Marcel Proust, “En busca del tiempo perdido: Por el camino de Swann”, 1913).

La fuerza de la expresión

635802178006635907-1295440718_edl_logo1-imgopt1000x70

Vivimos en una sociedad intensamente expresiva, rodeados de mensajes y contenidos que representan con palabras u otros signos externos pensamientos, ideas y sentimientos. El dominio de la expresión (escrita, oral, visual, corporal, etc.) se ha convertido, quizá más que en otras épocas, en una habilidad esencial para el desarrollo personal y profesional. En este sentido, tanto en la política como en los negocios –por fijarnos en dos actividades del ámbito público-, cada vez es más común oír hablar de la importancia que tienen el discurso, las historias, la narrativa…, y otros conceptos relacionados más con el “cómo” que con el “qué” de los mensajes. El dominio de distintos lenguajes expresivos, y la capacidad de utilizarlos para adaptar esos mensajes a destinatarios específicos, de manera que se produzcan procesos de comunicación eficaces, están en la base del éxito de muchas actividades e iniciativas públicas. Por contra, los desajustes que a menudo se producen en el ámbito de la expresión pueden generar numerosos y serios problemas en la vida pública.

John Lanchester, en The New York Times Magazine, escribe sobre uno de esos desajustes en el caso de la distancia entre el lenguaje del mundo de las finanzas y el lenguaje de los ciudadanos. En “How Economic Gobbledygook Divides Us”, Lanchaster hace referencia a un estudio británico sobre el lenguaje de la banca y de las declaraciones oficiales del Banco de Inglaterra que determina que su nivel de complejidad en la escala Flesch-Kincaid es de grado 14, cuando las obras literarias de grandes autores como Emily Brontë, F. Scott Fitzgerald, Jane Austen, Charles Dickens, Mark Twain o Ernest Hemingway rondan normalmente el nivel 10. La complejidad y oscuridad de los textos financieros, tan crípticos, dice Lanchester, es una barrera casi infranqueable para el ciudadano medio, y una de las causas de su desconfianza hacia los mensajes de los expertos, y hacia las historias que estos cuentan, por ejemplo, sobre las crisis. Por supuesto, concluye, es necesario afrontar estos desajustes para fortalecer nuestra sociedad: “It would be a disaster for democracy if this divide were to become permanently entrenched. Democracy depends on an informed electorate; it depends on argument, and that in turn depends on having enough in common to be able to argue. Bankers and the financial elite can’t just talk to each other as if nothing has changed; as if the little people are just going to accept that they can’t follow the big words, so the rich should just keep running things in their own interest. The experts need to set terms for the debate that everyone can understand”.

La lejanía entre el lenguaje común y el lenguaje utilizado en muchos ámbitos profesionales afecta también al día a día de la vida en las organizaciones. En “Bad Writing Is Destroying Your Company’s Productivity”, Josh Bernoff, autor de Writing Without Bullshit: Boost Your Career by Saying What You Mean, destaca cómo los problemas expresivos, la falta de claridad en los mensajes escritos, por ejemplo, es fuente de grandes pérdidas de tiempo-productividad y de otros muchos problemas en el ejercicio del liderazgo y en la acción directiva. Esto es especialmente grave cuando cada vez se pasasn más horas escribiendo y leyendo mensajes en el correo electrónico, redactando y estudiando informes, etc. La baja competencia expresiva, a la que no se hace frente en las organizaciones una vez que el empleado se ha incorporado a ellas, se traduce en un lenguaje poco preciso, en estructuras gramaticales imposibles, y en un abuso de los tecnicismos y del lenguaje administrativo. Como señala Bernoff, “Entry-level employees get little training in how to write in a brief, clear, and incisive way. Instead, they’re immersed in first-draft emails from their managers, poorly edited reports, and jargon-filled employee manuals. Their own flabby writing habits fit right in. And the whole organization drowns in productivity-draining blather. (…) A culture of clear writing makes managers more productive. It means that the material that ends up on your desk will be clearer too. Senior managers can waste time rooting through their subordinates’ fuzzy writing, or they can spend effort changing the culture to one that prizes brevity, clarity, and directness. That’s worth the effort, because it means everyone in the organization — especially management — will end up more productive”.

Es significativo que, por contraste con estos ejemplos de lejanía entre la expresión de los expertos y la comprensión de los ciudadanos, uno de los datos que ha llamado más la atención sobre la efectividad de los discursos y mensajes de campaña de Donald Trump sea precisamente su simplicidad, nada sofisticada, lingüística y retórica. Katy Waldman en “Trump’s Tower of Babble” se refiere a la “brillantez accidental del estilo discursivo de Trump”. Waldman la describe así: “What’s the secret to Trump’s accidental brilliance? A few theories: simple component parts, weaponized unintelligibility, dark innuendo, and power signifiers. (…) Despite the often-complicated work they do, Trump’s speeches are built from basic, readily understood elements. One analysis, citing loosely woven sentences and a cramped, simplistic vocabulary, found that he talks just below a sixth-grade reading level, compared with the eighth- to 10th-grade reading levels at which his competitors speak. Another paper discovered that 78 percent of the words Trump deploys are monosyllabic. (Sad!) Trump’s most avidly used term is I, followed by Trump, very, China, and money”.

Esa sencillez, a veces un tanto caótica –pero con la que muchos ciudadanos se identifican al pensar en las formas en que ellos se expresan cotidianamente-, también se traslada en el caso de Trump al uso de recursos retóricos. Francesca Citron en “How just one little metaphor can fire up our emotions” se refiere a este hecho al destacar la fuerza emotiva de ciertas imágenes y metáforas utilizadas por el candidato en campaña: “There’s never been a US presidential candidate quite like Donald Trump – and one of his most distinctive traits is the way he uses vivid, jumbled metaphors. His speaking style is shot through with figurative imagery – a sort of language that we know is particularly effective at rousing people’s feelings”. De hecho, se podría decir que Trump utiliza sus metáforas de una forma muy básica, como lo hacemos la mayoría de los ciudadanos, mezclando metáforas ya muy trilladas con otras ocurrentes, de propio cuño, pero sin un plan predeterminado, sin especial sofisticación discursiva. Así lo destaca Andrew Hynes, profesor en Queen Mary (University of London), en “Donald Trump’s chaotic use of metaphor is a crucial part of his appeal”: “Trump’s usual rhetorical stock-in-trade is a random tumble of metaphors, some dead, some alive. When he said in May that China is “raping our country” it certainly caught people’s attention. But then in the next line of the speech he said, “we have the cards, don’t forget it. (…) Because of this sort of metaphorical chaos, Trump’s speeches generally lack a unifying image. But then again, perhaps incoherence is precisely what makes his rhetoric so appealing”.

La percepción de las crisis (como en la caso de la crisis financiera), la comunicación en las organizaciones o los desafíos expresivos que se presentan en las campañas electorales (la actual estadounidense es un buen ejemplo) dependen en buena medida de la competencia expresiva de los actores económicos, políticos, sociales y de la de los propios ciudadanos. Por eso, el reto expresivo, en nuestra sociedad de la información, es un desafío humanístico de primer orden, que va a requerir mucha más atención de la que se le presta en la actualidad.

Populismo cultural, populismo económico y democracia

Power to the people

Quizá porque ya se acerca el tan esperado desenlace de la carrera de Donald Trump hacia la presidencia de los Estados Unidos, quizá porque no se acaban de esfumar los ecos de la sorpresa del éxito de los partidarios del Brexit en el Reino Unido, lo cierto es que en las últimas semanas ha arreciado el ritmo de publicación de trabajos y reflexiones sobre los fenómenos de populismo en Estados Unidos y Europa. La mayoría de ellos se centran en profundizar en las causas de esos populismos, y un número también numeroso en tratar de comprender las similitudes y diferencias entre los populismos denominados de izquierdas (más comunes hoy en países mediterráneos y latinos) y los populismos de derechas (más visibles en la actualidad en centro Europa y el mundo anglosajón).

Uno de los trabajos que más eco ha tenido en los últimos días ha sido el estudio publicado por dos conocidos profesores estadounidenses, Ronald Inglehart (University of Michigan) y Pippa Norris (Harvard University). “Trump, Brexit, and the Rise of Populism: Economic Have-Nots and Cultural Backlash”, documento de trabajo publicado por la John F. Kennedy School of Government (Harvard University), plantea que, al contrario de lo que habitualmente se piensa, las razones o causas económicas –como los efectos de la crisis de 2008- tienen una relevancia mucho menor que las razones culturales a la hora de explicar y entender fenómenos populistas como el Trump o el de los partidos y movimientos partidarios del Brexit. Según Inglehart y Norris, desde los años setenta del siglo XX se ha ido incubando una pugna cultural entre las fuerzas políticas más progresistas que han ido accediendo al poder (defensoras de valores culturales post-materialistas como la preocupación por el medio ambiente, la equidad de género, el cosmopolitanismo, etc.) y las fuerzas más conservadoras, que se han visto cada vez más desplazadas (defensoras de valores tradicionales “pasados de moda”). La reacción de estas últimas ante ese nuevo establishment progresista está en el origen de buen número de populismos de derechas. Como concluyen los autores en su trabajo, “the spread of progressive values has stimulated a cultural backlash among people who feel threatened by this development. Less educated and older citizens, especially white men, who were once the privileged majority culture in Western societies, resent being told that traditional values are ‘politically incorrect’ if they have come to feel that they are being marginalized within their own countries. As cultures have shifted, a tipping point appears to have occurred”.

En el caso del Brexit, por ejemplo, Anatole Kaletsky coincide con esa visión, en la que factores tan básicos como la edad (jóvenes y mayores), el origen étnico y la defensa de ciertos valores socioculturales son más aptos para explicar lo sucedido que las razones de situación económica, laboral, etc. Kaletsky escribe en “Pensioners and Populism”: “The British data suggest that cultural and ethnic attitudes, not direct economic motivations, are the real distinguishing features of anti-globalization voting. Asked whether “social liberalism” is a “force for good” or a “force for ill,” 87% of “Remain” voters said it was a force for good, while 53% of Leave voters called liberalism a “force for ill.” On “multiculturalism,” the difference was even starker – 65% of Leave voters were against it, while 86% of Remainers approved. In Britain, where detailed analyses of the votes actually cast in the Brexit referendum are now available, the group most directly affected by low-wage competition from immigrants and Chinese imports – young people under 35 – voted against Brexit by a wide margin, 65% to 35%. Meanwhile, 60% of pensioners who voted backed the “Leave” campaign, as did 59% of voters with disabilities. By contrast, 53% of full-time workers who participated wanted Britain to remain in Europe, as did 51% of part-time workers”.

Sin embargo, frente a estos populismos denominados de derechas o conservadores, tan culturalmente condicionados, la explicación de los populismos de izquierda sí tiene además una fuerte raíz económica, que se ha repetido a lo largo de la historia en este tipo de movimientos.  También en este caso, la raíz se puede encontrar en los años setenta, con el inicio de una nueva era de dominio del liberalismo económico que genera grandes desequilibrios y desigualdades sociales, y que culmina con la crisis de 2008. La reacción política e ideológica de indignación ante esa situación está en el origen de partidos como Podemos en España o Syriza en Grecia –pero también, por ejemplo, en el giro a la izquierda de Sanders y Corbyn en el mundo anglosajón-. Sociológica y demográficamente muy diferentes a los de derechas –entre otras cosas, porque  movilizan sobre todo a la juventud y a los más desfavorecidos-, estos populismos, muchos de ellos de raíz postmarxista, no presentan especial novedad respecto a los que ya se han dado históricamente en otras latitudes y momentos históricos. Sí comparten con los anteriores, sin embargo, la idea de la revuelta contra el establishment, contra las élites, la política convencional, etc. Fareed Zakaria destaca este hecho en “Populism on the March. Why the West Is in Trouble”, comentario publicado en el último número de Foreign Affairs, que se dedica monográficamente a este tema: “What is populism? It means different things to different groups, but all versions share a suspicion of and hostility toward elites, mainstream politics, and established institutions. Historically, populism has come in left- and right-wing variants, and both are flourishing today, from Bernie Sanders to Trump, and from Syriza, the leftist party currently in power in Greece, to the National Front, in France. But today’s left-wing populism is neither distinctive nor particularly puzzling”.

Más allá de sus diferencias profundas, incluso de su carácter antagónico, o de sus similitudes más o menos superficiales, es una realidad que la actual expansión del pensamiento populista supone un enorme reto y un gran peligro para las democracias, tal y como las conocemos en la historia reciente. Andrés Velasco, profesor de la Columbia University School of International Public Affairs, al comentar una obra de Jan-Werner Mueller sobre el tema, señala: “Populism is not about taxation (or jobs or income inequality). It is about representation – who gets to speak for the people and how. Advocates of democracy make some exalted claims on its behalf. As Abraham Lincoln put it at Gettysburg, it is “government of the people, by the people, for the people.” But modern representative democracy – or any democracy, for that matter – inevitably falls short of these claims. Voting in an election every four years for candidates chosen by party machines is not exactly what Lincoln’s lofty words call to mind. What populists offer, Mueller says, is to fulfill what the Italian democratic theorist Norberto Bobbio calls the broken promises of democracy. Populists speak and act, claims Mueller, “as if the people could develop a singular judgment,…as if the people were one,…as if the people, if only they empowered the right representatives, could fully master their fates. Populism rests on a toxic triad: denial of complexity, anti-pluralism, and a crooked version of representation” (“The The Anti-Democratic Heart of Populism”).

Enredados con la innovación

1407_page_038_001

Se ha publicado recientemente el nuevo libro de Clayton Christensen, profesor de la Universidad de Harvard mundialmente conocido por su teoría de la innovación disruptiva y por ser uno de los pensadores más influyentes en el mundo del management en las dos últimas décadas. Si en The Innovator’s Dilemma Christensen explicaba cómo nuevas empresas y proyectos innovadores eran capaces de generar verdaderas disrupciones en mercados maduros y ante empresas líderes, en su nueva obra, Competing Against Luck: The Story of Innovation and Customer Choice, el profesor de Harvard analiza cómo el impulso innovador se puede mantener centrándose en una mejor comprensión del comportamiento de los clientes. Estos –según Christensen- “contratan” productos y servicios para que “les hagan ciertos trabajos”, y entender esas situaciones en las que los productos “trabajan” para los clientes es la clave para seguir innovando y ajustando la oferta de las marcas. Tras años de investigación, los autores del libro (Christensen, Hall, Dillon, y Duncan) concluyen que “our long held maxim -that understanding the customer is the crux of innovation- is wrong. Customers don’t buy products or services; they “hire” them to do a job. Understanding customers does not drive innovation success. Understanding customer jobs does. The “Jobs to Be Done” approach can be seen in some of the world’s most respected companies and fast-growing startups, including Amazon, Intuit, Uber, Airbnb, and Chobani yogurt, to name just a few”.

Como señala Andrew Hill en el Financial Times, la propuesta de Competing Against Luck contrasta con la The Innovator’s Dilemma, ya que en lugar de centrarse en las innovaciones disruptivas, que explicaban por qué fracasaban grandes negocios muy consolidados (en una serie de “hit-and-miss bets on innovation”), el nuevo libro se centra en cómo pueden triunfar esas mismas empresas, interpretando bien “los trabajos” que pueden hacer sus productos para sus clientes. Este cambio de enfoque, comenta Hill en “Clayton Christensen moves on from the dissing of disruption”, tiene mucho que ver con las recientes críticas que la teoría de la innovación disruptiva ha generado. Más en concreto, los retoques a la teoría que se presentan en la nueva obra parecen estar orientados, en parte, a responder a la ya famosa crítica a la idea de disrupción publicada en The New Yorker en 2014 por Jill Lepore, profesora de historia también en Harvard. En “The Disruption Machine. What the gospel of innovation gets wrong”, Lepore ponía en duda el rigor de la historia construida en torno a varios de los casos utilizados por Christensen en su libro, y echaba en falta que en The Innovator’s Dilemma no se trataran los casos de empresas que habían respondido bien a la disrupción, ni los de muchos “disruptores” que habían fracasado en su empeño innovador. La conclusión de Lepore era nítida: “Disruptive innovation is a theory about why businesses fail. It’s not more than that. It doesn’t explain change. It’s not a law of nature. It’s an artifact of history, an idea, forged in time; it’s the manufacture of a moment of upsetting and edgy uncertainty. Transfixed by change, it’s blind to continuity. It makes a very poor prophet”.

Los debates en torno a la innovación van mucho más allá de esta casi anecdótica, aunque significativa -por el gran éxito que ha tenido en el mundo de los negocios- disputa en torno a la famosa “innovación disruptiva”. También en el Financial Times, esta semana Peggy Hollinger comenta en la sección de libros la obra de Frederik Erixon y Björn Weigel “The Innovation Illusion. How So Little Is Created by So Many Working So Hard”. Lo que estos autores plantean en su libro es una duda más que razonable en torno a la idea de que vivamos en la “era de la innovación”. Más bien al contrario –señalan-, el sistema capitalista actual establece cada vez más frenos al riesgo y la innovación, favoreciendo políticas corporativas conservadoras que buscan sobre todo favorecer la rentabilidad del capital: “The blame, they argue, lies in a system of capitalism which, far from fostering Joseph Schumpeter’s creative destruction, has become a counter-revolutionary force: middle-aged, fearful of risk and cut off from the entrepreneurial spirit that once drove truly disruptive change. Our ability to adopt and spread the use of innovative products and services has been paralysed by this hidebound system. Capitalism has fallen victim to rentiers”.

Dar con las claves adecuadas para entender y promover los procesos de innovación, de los que depende en buena medida el progreso económico, es una tarea especialmente importante en un momento en el que se percibe cierta paralización del crecimiento, y un cierto agotamiento del modelo de una innovación apoyada excesivamente en las promesas de las nuevas tecnologías.

Fidelidad y castigo

customer-loyalty-vibewebsolutions1-576x395

Según la Autoridad de los Mercados y la Competencia británica, más de un tercio de los ciudadanos de aquel país (el 37%) confían durante más de veinte años en la misma entidad para mantener su principal cuenta bancaria. El dato es más que llamativo, sobre todo si se tiene en cuenta, por ejemplo, que en Londres la media de duración de los matrimonios –con una ratio de divorcios en torno al 40%- es de 11 años (seguramente cifras parecidas describen los erráticos comportamientos de la fidelidad en muchos otros países). Aunque poco tengan que ver la fidelidad a un banco y la fidelidad en el matrimonio –entendida la fidelidad como constancia en el cumplimiento de un compromiso adquirido-, reflexionar sobre este tema, y sobre el llamativo contraste entre esos dos datos, tiene interés para las organizaciones y para las personas que se relacionan con ellas. La fidelidad y lealtad de los clientes y de los empleados son dos buenos casos de análisis.

Esta semana el Financial Times explica cómo, al margen de los programas de fidelidad de muchas grandes marcas con sus fans y clientes más fieles, buen número de empresas que ofrecen servicios tan cotidianos como los de los bancos, las empresas energéticas, seguros, telefonía, etc. maltratan a sus clientes más fieles –sobre todo a esos fieles pasivos, y de larga duración, que somos casi todos-. En “Why Companies Punish Your Loyalty”, Naomi Rovnick y Lindsay Cook muestran ejemplos de prácticas en distintos sectores que penalizan al cliente leal pero no activo, que no se cambia a nuevas tarifas o nuevos productos, frente al nuevo cliente o al consumidor hiperinformado, que busca, compara y compra. De hecho, estos últimos –los clientes motivados- obtienen importantes descuentos y mejores condiciones de compra a costa de los primeros. De este modo, las compañías se aprovechan –muchas veces sin informar debidamente- de una realidad tan humana como que las personas somos remisas al cambio y además, con toda la razón, en general no deseamos convertir nuestra actividad de consumo en un trabajo más que requiere horas de gestiones, de comparación de información, de reconsideración de las propias decisiones, etc. Además, hay muchos clientes –como por ejemplo personas mayores- que se ven superadas por la complejidad de las ofertas de cambio (que son continuas, con discriminaciones de precios incomprensibles, con procesos informatizados farragosos, y muchas más dificultades de gestión para determinados perfiles de consumidores). El resultado no es otro que el del castigo a las personas que son fieles porque lo único que buscan es sencillez y simplicidad en el consumo.

Mutatis mutandi, algo parecido sucede en las relaciones entre empleados y empleadores. El último número del Journal of Economic Psychology publica un interesante artículo (“The effect of employee loyalty on wages” en el que el profesor canadiense Oliver Masakure llega a la conclusión de que “workers who feel loyal to their employer are more likely to earn lower wages. (…) Loyalty results in lower wages because employers have greater bargaining power over employees who are loyal, and such workers are more averse to severing the ties with the organization, and are thus willing to work for a lower wage”. Como en el caso de los clientes, este desequilibrio en el tratamiento de la fidelidad no parece el más justo, sobre todo si se tiene en cuenta que desde que se publicó el clásico The Loyalty Effect de Frederick F. Reichheld ha habido un cierto acuerdo sobre la visión positiva de la lealtad y la fidelidad como cimientos centrales del éxito de las empresas y organizaciones.

Hay varios dichos populares en castellano, y en otros idiomas, que vienen a la mente al pensar sobre estos temas. “El que no llora, no mama”, “El que algo quiere, algo le cuesta”, “Them (Those) that don’t ask, don’t get” reflejan que es ley de vida esforzarse por mejorar en cualquier ámbito humano. Sin embargo, la creciente complejidad de ámbitos como el del consumo o el del trabajo aconseja, también como ley de vida, optar por una cierta fidelidad pasiva a empresas y organizaciones, como modo prudente de evitar el caos vital al que nos llevaría estar reconsiderando nuestras decisiones cotidianas, de consumo o laborales, una y otra vez. Las empresas y organizaciones deberían recompensar, no penalizar, esa fidelidad prudente del cliente o empleado que opta por la simplicidad.